Anuncios Google

Artículos de Diarios


Costa Rica: Parque Nacional Tortuguero

Julio 30th 2011 | Archivado en Diarios

Costa Rica es un país pequeño, con fauna muy exótica, playas muy calientes, bosques muy nubosos y gente Pura Vida. Uno de los países más extravagantes para los turistas por su diversidad de lugares que pueden visitar.

Uno de los sitios más atractivos y visitados por los extranjeros es el Parque Nacional Tortuguero, un bosque tropical lluvioso y  con una gran fauna marina. Aquí  encontraran los canales, ríos, playas y lagos que serán del gran agrado del visitante.

Reserva natural

En Tortuguero pueden encontrar 57 especies de anfibios, 111 especies de reptiles, 309 especies de aves, 30 especies de peces de agua dulce, incluyendo el Gaspar, considerado un Fósil viviente, al igual de 60 especies de mamíferos.

Un lugar rico por su diversidad natural y su gente que vive día a día, conservando y protegiendo este lugar; es curioso, porque la labor de quienes habitan en este pueblo  es dar la hospitalidad requerida al visitante, lo que lo hace atractivo ya que la gente se siente y vive la calidez de un pueblo lleno de costumbres y tradiciones.

La estadía representa la más extraordinaria experiencia  para el extranjero ya que pasa hacer uno más de la familia del pueblo, lo cual también le permite experimentar lo más atractivo  de este lugar que es el cuidado de las playas de anidación.

Un gran atractivo: las tortugas marinas

Tortuguero es conocido por el desove de las tortugas marinas,cada año se vive un escenario espectacular que observa mucha gente.

Existen comités comunitarios que trabajan en la protección de las playas, ya que esto se considera muy eficaz y gratificante. El saqueo de los nidos de tortuga y el consumo de sus huevos es una práctica muy  arraigada en la cultura de los moradores de la costa Pacífica, es por …



Reykjavik: días y noches sin fin.

Julio 22nd 2011 | Archivado en Consejos, Diarios, Europa

Reykjavik, capital de Islandia, es la ciudad más septentrional del mundo ya que se encuentra a muy poca distancia del círculo polar ártico. Es esta cercanía la que le otorga el nombre islandés de “bahía humeante” debido a que se generan en su territorio gran cantidad de géiseres (tipo de fuente termal que erupciona periódicamente expulsando agua caliente y vapor hacia arriba).

Turismo cultural

Si lo tuyo es el turismo de tipo cultural no puedes olvidarte de visitar Aoalstraeti, la acera más antigua de la localidad. Actualmente se están realizando excavaciones del tipo arqueológico en las que ya se han descubierto varias construcciones y objetos que datan del año 1752 aproximadamente. Vale recordar que estas están abiertas al público desde 2006.

Siguiendo este estilo puedes, además, conocer la esplendorosa Galería Nacional ubicada al este del lago Tjornin. Dentro de este museo son habituales las exposiciones temporales de procedencia internacional además de aquellas fijas anualmente. Tampoco puedes obviar el maravilloso jardín central de esculturas.

Naturaleza a pleno

Si, en cambio, lo que te atrapa es la naturaleza…estás en el lugar ideal. La aventura puede comenzar navegando en los mini-cruceros de Skjalfandi en los que podrás ver las ballenas. Te recomendamos particularmente el avistaje de este descomunal cetáceo.
Si tienes ganas de más, debes adentrarte en el Jardín botánico Hortus Botanicus Reykjavicensis, el más grande de todos aquellos que existen en Islandia. Durante el paseo serás testigo de la increíble variedad de vegetación exclusiva del país como así también de especies exóticas.

Recuerda también darte un paseo por el gran jardín zoológico. Ambos lugares abren todo el año y la entrada es gratuita.
Si ya decidiste visitar Reykjavik debes tener en cuenta algunos importantes datos climáticos:
Durante el invierno solo recibe cuatro …

Diario de Viaje, anécdotas de una escapada a Portugal

Mayo 19th 2011 | Archivado en Consejos, Diarios, Europa, Hoteles

Estando de vacaciones en Europa, no podíamos dejar de  hacer una escapada a Portugal. En el camino de regreso a la estación de tren tomamos un desvío en una tienda oscura, desordenada que parece vender todos los productos alimenticios y bebidas que se pueda imaginar. Los estantes de alimentos se yerguen desde el piso hasta el techo, los contadores se amontonan con los quesos, mientras que los jamones cocidos cuelgan de ganchos en las vigas.  Desde las bandejas, nos dirigiremos a la parte posterior de la tienda para entrar en la gruta que nos llevará al puerto. Nos toma un tiempo para decidir, entre una amplia gama de precios y cosechas que se remonta a la Década de 1920. El propietario se materializa en silencio un par de veces detrás de nosotros, pues le llama la atención nuestras mochilas y nos pide que las dejemos afuera.  Nosotros queremos mantenerlas con nosotros, ya que cuenta con objetos de valor como nuestra cámara y pasaportes, pero no encontramos forma de explicárselo. No nos distanciamos de manera prolongada, mientras que David paga, me esmero en acomodar nuestras compras en la mochila, poniendo las dos botellas en su interior y la cámara en la parte superior. El hombre de gesto vigilante, al fin se relaja y se va. Sólo la navidad ha de juzgar si esto es una buena compra. Es en la estación del tren, que descubrimos que Portugal esta a menos de una hora de España. El ritmo que dirige nuestras vidas hoy en día, parece variar verticalmente sin darnos previo aviso.

 …